BEIT EL-UALI

 

 El pequeño templo de  Beit el-Uali, excavado en la roca, en la ribera occidental del Nilo, fue construido por Ramsés II y dedicado a Amon-Re y otras divinidades.

Originariamente estaba precedido por un pilón; su plano sencillo consta de una sala de ingreso (en tiempos, coronada por una bóveda de ladrillo), una sala con columnas y el santuario. El templo ha sido trasladado recientemente a un nuevo emplazamiento (Nueva Kalabsha), cerca de la nueva presa de Asuán.